“Las segmentaciones de Google Adwords en display no me sirven, no tengo manera de segmentar por poder adquisitivo”

 

Esta semana pasada estuvimos en un curso de formación, que siempre viene bien, y nos sorprendió ver cómo hemos convertido las herramientas del Marketing Online en un objetivo en sí mismas.

A preguntas y dudas de asistentes a la formación nos sorprendió ver el enorme nivel en herramientas de Marketing Online, programación web, diseño de apps, etc. pero el olvido total de la base del Marketing Online, la primera de sus partes: el Marketing.

 

La base del Marketing Online: el Marketing.Herramientas, soluciones, objetivos…

 

Desechar una herramienta tan potente como la segmentación que nos ofrece Adwords para Display simplemente porque no puedes segmentar por clase social o poder adquisitivo es un limitante tuyo, no de la herramienta.

Es tan absurdo como decir que un martillo es una mala herramienta porque no nos sirve para atornillar. Tengamos presentes que el objetivo es construir el edificio entero, no sólo amartillar clavos, y que cada problema tiene una solución y una herramienta que nos ayude a la consecución de dicho objetivo: la prosperidad de nuestro negocio (¿o era construir una casa?).

Hace muchos años, en una formación en la que asistí a nivel personal, un profesional del Marketing comentaba a la clase: “El trabajo de Marketing se basa en segmentar y posicionarte, segmentar y posicionarte, segmentar y posicionarte…” Y a través de esa iteración conseguir llegar a mercados, públicos, etc.

El problema es que hemos elevado las herramientas a la categoría de “semidioses” capaces de solventarnos todos los problemas y, cuando nos encontramos un limitante, nos encallamos en un callejón sin salida sin darnos cuenta que a nuestra espalda está la salida. Olvidamos la base de dónde venimos.

 

¡Simplemente Marketing!

 

Por lo tanto, las herramientas son sólo eso: herramientas. Y, como tales, nos ayudan en un trabajo. Pero somos nosotros quien, mediante nuestras habilidades, debemos sacarles el máximo partido. Es decir, que el error no está en la falta de segmentación por poder adquisitivo (Google, en este caso, no tiene –aún- manera de saberlo) sino en centrarnos en la herramienta, no en el problema.

Si no sé su clase social, debería saber qué intereses tiene, qué hobbies, sus preferencias, sus gustos… Ya no sólo porque el cliente está siendo cada vez más complejo y es una obligación segmentar por estos parámetros, sino porque tu principal función, como profesional del Marketing, es conocer a tu cliente. Es decir, segmentar, segmentar y segmentar.

Un profesional, del Marketing o cualquier otro ámbito, debe buscar soluciones a problemas, nunca centrarse en una herramienta sino tener la capacidad de utilizar cada herramienta concreta para solucionar un problema o necesidad (o buscar al profesional experto, no abogamos por el conocimiento total).